Leo las estadísticas de uso y usuarios en YouTube, y creo que estoy loco. Pero creo que si yo fuera una gran corporación, me plantearía mucho la conveniencia de cargar todos mis contenidos en vídeo en un canal de YouTube.

Si. Lo sé. YouTube se ha convertido en el segundo buscador más usado detrás tan solo de Google. Abrir un canal en YouTube es una gran idea que puede servirte como trampolín de tus trabajos personales y profesionales o tus negocios.

Pero igual es mejor idea, en muchísimos casos, crear tu propio canal, donde puedas ir trabajando progresivamente el desarrollo de una audiencia propia, cada vez más participativa y más valiosa.

El trabajo es mayor así, pero el resultado final es de muchísima más calidad.

¿Quiere decir esto que no hay que crear un canal de YouTube? No. Pero donde podríamos poner el foco, el trabajo, está en tu propio canal. Y utilizar una cierta presencia en YouTube como sistema de captación de usuarios que inicien su recorrido en la plataforma de Google y terminen en la tuya.

Abrir un canal en YouTube es el camino fácil. El sencillo, el que te sale sin pensar. Soy una oficina de Turismo de una comunidad autónoma, una empresa del IBEX, un club de fútbol de Primera, una universidad, un gobierno, un gran hospital… y demuestro todo lo que sé con vídeos de primer nivel publicados en YouTube. Y así consigo engagement con todos los usuarios de ese canal, que son millones.

¿Pero es lo mejor?, ¿le regalas tu contenido de valor a Google, que se va a quedar con el 30% de cualquier venta que consigas con ese vídeo y que va a tener control total sobre tu canal?

Piénsalo dos veces. Generas un montón de vídeos corporativos. Gran calidad. Vídeos que utilizas para aportar valor a la gente que te aprecia y valora. Y les acostumbras a todos tus stakeholders a visitarte ahí. En tu canal de YouTube. Que en realidad no es tuyo.

Motivos para crear un canal YouTube y motivos para no crear un canal en YouTube

  • El look and feel apenas lo puedes tocar.
  • La relación de vídeos que aparecen antes o después, o incluso en el lateral, no lo terminas de controlar.
  • La relación con usuarios, para ofrecerle ofertas, descargas, acceso a otros contenidos, etc… está muy condicionado por lo que puedes y, sobre todo, por lo que YouTube te dice que no puedes hacer.
  • Si el día de mañana Google decide que tienes que pagar para que todos tus suscriptores vean tu contenido, como ya ha hecho Facebook, podrás tirarte de los pelos, lamentarte o aceptar…
  • Etc, etc… Porque el número de empresas que se publicitan en Facebook crece, pero no así los usuarios, por lo que llegar a la audiencia cada vez es más difícil y el ROI de tus vídeos cada vez menor.

Dicho esto, y mirando las estadísticas de YouTube, no podemos negar las ventajas de crear un canal propio en YouTube:

  • Más de mil millones de usuarios (casi un tercio de las personas conectadas a Internet).
  • Cada mes se visualizan 6 mil millones de horas de vídeo en YouTube, el equivalente a que todos y cada uno de los habitantes del planeta Tierra visualizaran 1 hora de vídeo al mes.
  • Cada minuto se suben más de 100 horas de vídeo a YouTube.
  • En Estados Unidos los usuarios con edades comprendidas entre los 16 y 34 años visualizan más horas de vídeo en YouTube que en cualquiera de las TV de cable, según Nielsen.
  • Con un dispositivo móvil, la sesión de reproducción promedio dura más de cuarenta minutos. Más de la mitad de las vistas de YouTube provienen de dispositivos móviles.
  • La cantidad de canales que obtienen ingresos anuales millonarios en YouTube aumenta un 50% por año.
  • Hasta marzo de 2015, los creadores que grabaron en los Estudios YouTube produjeron más de 10,000 vídeos, que generaron más de mil millones de vistas y más de setenta millones de horas de reproducción.

Bueno… toca pensar en las dos opciones que tenemos para comenzar a trabajar: Crear un canal propio. Canal un canal en YouTube.

Si eres una entidad pequeñita, YouTube puede ser tu opción. No oculto que acabo de abrir el canal en YouTube de Valpuesta, un pequeñito pueblo de diez habitantes, con 150 seguidores en Facebook y otros tantos (más o menos) en Twitter. Pero también es cierto que el 70% de las visualizaciones que consiguen los dos vídeos publicados ¡¡vienen de usuarios que los han visto en Facebook primero!!

Pero, ¿y una gran corporación? Propongo todo lo contrario. Generaría un canal propio de contenidos. Trataría a mi contenido útil de valor como mi joya más preciosa, y desarrollaría un espacio donde pueda atender a mi público como se merece. Ofreciendo todas las posibilidades del mundo, evitándole contenidos paralelos que no ha pedido, personalizando las preguntas y respuestas…

Y trabajaría minuto a minuto para hacer que la audiencia de mi canal crezca. Y seguro que para eso trataría de buscar a muchos en YouTube.

Lo que hace el Real Madrid con sus contenidos

Si eres el Real Madrid, Turismo de Valencia, la Diputación de Sevilla o el Museo del Prado, por ejemplo, tu canal de YouTube debe servir para mostrar ciertas piezas que enganchen al público y lo lleven a tu canal propio. Donde tú ordenas y mandas. Y donde trabajarás para conseguir una audiencia fiel, a la que tratas como se merece.

-actualización 09/11/2016-

El FC Barcelona y el veto a los medios de comunicación

Pero justo un día después de publicar este post, leo que el FC Barcelona se ha planteado prohibir a sus jugadores, de todas las categorías y disciplinas deportivas, conceder entrevistas a los medios que no sean oficiales del club. Una medida que tomó de manera oficial, pero que posteriormente rectificó.

Tengo cierta información sobre los planes a corto plazo del club blaugrana, pero vetar a los medios, es una medida arriestada, impopular y que me cuesta ver. No puedo decir una cosa y la contraria en el mismo post. Creo que al FC Barcelona le interesa un millón de veces más crear su canal de vídeo en lugar de publicar en YouTube. Pero no es bueno el veto a los medios tradicionales. Hay que trabajar mucho los medios propios, como propongo en este post, para ofrecer un buen servicio a los miembros de tu audiencia. Pero hay que trabajar muchísmo los medios ganados, porque:

  1. El valor de lo que los demás dicen de ti está muy por encima de lo que tú cuentas de ti mismo. Los medios ganados aportan mucha credibilidad a tus mensajes.
  2. En tus medios propios puedes hablar a tu audiencia, en gran medida. Pero aquellos que no son seguidores ni fans, pero que podrían serlo, leen los medios de otros. Y hay que tratar de ganar su afinidad.
  3. No es bueno ganarse enemigos poderosos. Sobre todo medios que leen muchos amigos, socios, simpatizantes, fans del FCB.
  4. Y por decenas de razones más.

Nota. Si has leído hasta aquí, me gustaría que me cuentes, en mi blog, qué opinas…

Este es un texto sacado del post que publiqué el lunes en mi blog

Socio director en DATA Comunicación. Me gusta hablar de estrategias de comunicación y de la generación de audiencias propias.

Socio director en DATA Comunicación. Me gusta hablar de estrategias de comunicación y de la generación de audiencias propias.